La pareja decidió hacerle el regalo por su situación.

Adriana Edwards, una joven camarera de Galveston, Texas, recibió una ‘propina’ un carro. La mujer comentó a unos clientes que desayunaban en el restaurante donde trabaja, que estaba ahorrando para comprarse un auto, pues tenía que caminar 22 kilómetros diarios para llegar al restaurante desde su casa y regresar.