Si las matrículas están en buen estado no será obligatorio reemplazarlas

Pagar $25 dólares para reemplazar las placas de autos que tengan al menos 10 años de uso ya no será obligatorio en Nueva York.

El gobernador Demócrata Andrew Cuomo revirtió su polémico plan, pocos días después de que en un concurso abierto el público escogiese el diseño de la nueva placa automotriz.
Entre cinco propuestas quedó en último lugar la que incluía el puente recién bautizado con el nombre de su padre y ex gobernador, Mario Cuomo.
“Obligar a los neoyorquinos a pagar un nuevo impuesto de matrícula y luego diseñar un concurso manipulado para obtener su diseño de puente homónimo es el clásico Príncipe Andrew”, criticó a principios de mes el presidente estatal del Partido Republicano, Nick Langworthy, en referencia irónica al nombre del gobernador.
Adicionalmente, esta semana una encuesta del Siena College ratificó que la mayoría (60%) se oponía a pagar por una nueva matrícula.
En un comunicado Rich Azzopardi, asesor de Cuomo, afirmó ayer que los funcionarios revocaron la política “hace semanas” y que la encuesta realizada por Siena College reflejaba “información desactualizada”.
Azzopardi señaló que Cuomo y el comisionado del Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) Mark Schroeder estaban “comprometidos a trabajar con la Legislatura” en una solución que permitiese a los conductores con placas relativamente intactas conservarlas, independientemente de cuándo se habían emitido.

“Si la Legislatura puede acordar un mecanismo de inspección de placas práctico y rentable para determinar cuáles aún están en buenas condiciones de funcionamiento después de los 10 años de vida y, por lo tanto, no necesitan ser reemplazadas, agradeceríamos la oportunidad de cooperar”, dijo Schroeder el 29 de agosto.
El plan del gobernador estaba programado para entrar en vigencia la próxima primavera. Además de la tarifa de reemplazo de $25 dólares, los conductores que querían conservar sus números habrían tenido que pagar $20.
La nueva matrícula reemplazará las placas “Empire Gold” del estado, que han estado en circulación durante casi una década. Según la gobernación, el cambio es parte del impulso del estado hacia placas reflectantes y más fáciles de leer. fuente externa